10 DE DICIEMBRE – BREVE CRÓNICA DE LA GRAN FIESTA DE LA SEA


A falta de fotografías –que serían muy elocuentes- usaremos la palabras. El pasado jueves 10 de diciembre, mientras en el Congreso asumían los nuevos  legisladores, mientras en el Rosedal de Palermo se realizaba un acto opositor al Gobierno, mientras en la Plaza de Mayo se realizaba la tradicional Marcha de la Resistencia y mientras, mientras, mientras, otras tantas cosas pasaban en la ciudad de Buenos Aires, en la sede central de la SEA, barrio del Once, comenzaban a  juntarse Escritores y también compañeros y amigos y familiares de los Escritores, para un acto no menos importante. Es que el jueves 10 de diciembre asumía la nueva conducción de la SEA, integrada por compañeras y compañeros de la Lista Azul, ganadora inapelable de los comicios del último 21 de noviembre.

Cuando el encuentro llegó a su “punto caramelo” (ese momento en que los actos, sí o sí, deben comenzar), la concurrencia tomó asiento en el Auditorio “Francisco Madariaga”. Faltaron sillas y butacas, es verdad (lo que significa que los concurrentes pasaban el centenar). Pero con entusiasmo y expectativa arrancó el acto.

José Tcherkaski fue el “Billy Crystal” de la fiesta. Luego de un gag perfectamente estudiado, con una pequeña mesa de madera que se desplomó, el poeta y compositor arrancó con una analogía de los Grammy y de los premios Oscar que despertó risas y sonrisas por doquier. Apoteótica fue su “traducción” en simultáneo de la ceremonia.

Luego, el autor de “Mi viejo”, “Juan Boliche” y muchas otras canciones que en la voz de Piero ganaron el corazón de multitudes, en décadas pasadas, leyó algunas de las cartas y adhesiones recibidas para la ocasión (Osvaldo Bayer desde Alemania, Pedro Enríquez desde España, Ramón Palomares desde Venezuela, la Embajada de Cuba en Buenos Aires, etcétera, etcétera) y finalmente llamó al escenario a Juan José Salinas (alias “el Beto” ó “el Pájaro” Salinas), periodista y escritor afiliado a la SEA, quien hablaría en nombre de la Junta Electoral.

Salinas leyó el acta respectiva y fue convocando uno por uno a los miembros de la nueva Comisión Directiva, la gran mayoría de los cuales estaba presente. Así fueron subiendo, uno por uno, al escenario, con aplausos. También fueron aplaudidos los integrantes de la Junta Electoral, el mencionado Salinas, Gloria Pampillo, Gustavo Roldán y el ausente (con aviso) Julio Bepré.

Asumida la nueva Comisión Directiva, Salinas recordó una fórmula muy popular en tiempos de la serie “Misión Imposible” y procedió a “autodisolver” la Junta Electoral.

Llegó entonces el turno de Graciela Aráoz, Presidenta reelecta de la SEA, quien leyó un discurso de asunción muy emotivo y donde no faltaron reconocimientos a todos los que han construido la SEA, y en el que fueron ratificados los principios y el ideario de nuestra organización. La piedra angular del discurso de Aráoz fue la puesta en marcha, efectiva, de la ley de Reconocimiento a la Actividad Literaria, en la ciudad de Buenos Aires, más la promesa de ampliarlo y profundizarlo en todo el país.

Tras los aplausos por el discurso de Aráoz, y antes de pasar al Brindis, se presentó a la cantante de tango Roxana, extraordinaria y casi desconocida intérprete que regaló al público cuatro temas de su repertorio. Tcherkaski, luego de escuchar las muy afinadas y expresivas (viscerales, habría que decir) interpretaciones de Roxana, la nombró “cantante oficial de la SEA”.

Ahí sí, después de los tangos, todos pasamos a las empanadas, al vino y a las bebidas gaseosas (hemos descubierto, este 10 de diciembre, que hay gente que no toma vino).

Habían dado las 22.30 y sereno cuando se retiraron los últimos contertulios. Un nuevo ciclo comenzó en la SEA, manteniendo todo lo bueno de lo conseguido y augurando una marcha decidida y solidaria hacia las nuevas conquistas.

O.T.

Pasajes del discurso de Graciela Aráoz

Amigas y amigos, compañeras y compañeros:

Este 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, nuestra SEA se prepara para transitar su cuarto ciclo que se extenderá hasta el 2012. Un 10 de diciembre de 1980 nuestro Adolfo Pérez Esquivel recibió el Premio Nobel de la Paz; y tres años después con Raúl Alfonsín se inauguró el ciclo de la democracia en el país después de la noche dictatorial, pero también es una fecha con hondos significados literarios: un 10 de diciembre de 1830 nació la gran poeta norteamericana, mi adorada Emily Dickinson, y un 10 de diciembre también, pero de 1982, nuestro querido “Gabo” Gabriel García Márquez recibió el premio Nobel de Literatura.

Estamos felices porque comienza una nueva etapa en la SEA y siempre que algo comienza se nos abre la mirada, se entrelazan nuevos proyectos, la respiración se expande porque abrirse es una hermosa manera de crecer.

Me toca a mí,  nuevamente a una mujer y lo digo para que no crean que para las mujeres ya está todo libre y abierto en el mundo de la conducción, presidir esta  nueva Comisión Directiva de la SEA. Igualmente sigue siendo un buen desafío iniciar junto con mis compañeros de la Comisión Directiva  esta nueva etapa de nuestra querida SEA, en el que este 21 de noviembre  los grandes protagonistas fueron las escritoras y los escritores que a pesar de la lluvia se hicieron presentes a emitir su voto, tanto en Buenos Aires como en nuestras delegaciones. Gracias.

Corregiremos errores y equivocaciones, seguro. El hacer y el crecer conllevan  la posibilidad de errar y de equivocarse. Pero también la de corregirse y aprender. Estamos convencidos de que esta nueva etapa se caracterizará por la UNIDAD, la unión de los iguales que está en la base de cualquier construcción gremial.

También por la PLURALIDAD: Como nuestro estatuto y declaración fundacional lo expresan, la SEA es una sociedad abierta, que no excluye a ningún escritor en razón de sus convicciones políticas, sus creencias religiosas o su ideología, exigiendo como única condición de ese orden, el respeto irrestricto por los derechos humanos.

Intensificaremos esta pluralidad que nació con la fundación de la SEA porque no dudamos que instituciones como ésta se enriquecen y fortalecen con la pluralidad.

Y está, por supuesto, el COMPROMISO: Un indeclinable compromiso con los derechos humanos y la asunción de la responsabilidad del intelectual frente a las condiciones históricas concretas, el devenir de su comunidad y las gestas populares, constituyen otra marca original de la SEA que seguirá siendo uno de nuestros ejes.

Por último, pero no al final, sino al principio, la INDEPENDENCIA: Sí, la SEA es independiente de los poderes circunstanciales, tenemos una mirada limpia y clara para ver más allá de la niebla o aún en la niebla. Crecemos en la transparencia  que para cada objetivo vamos necesitando alianzas  que se van cruzando y descruzando en los distintos propósitos, siempre nos queda una puerta abierta y esto es positivo para una institución que continuamente persigue mejorar la situación de nuestras escritoras y escritores.

Compañeras y compañeros, es una gran satisfacción para todos los que  integramos la SEA haber redactado, impulsado  y llevado hasta su sanción y puesta en vigencia la Ley de Reconocimiento a la Actividad Literaria, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Como nos hizo recordar Alvaro Abós, desde la década del 20 que no se sancionaba una ley en favor de los escritores. Esta conquista histórica e inédita a nivel internacional es una lucha de nuestra SEA, que ya nos llaman y nos piden asesoramiento desde distintas instituciones hermanas de otros países.

La SEA no abandona como objetivo mayor, para los años que vienen, alcanzar el completo reconocimiento a la actividad intelectual y así lo haremos en esta gestión: conseguir a nivel nacional la Pensión de las escritoras y los escritores. Pondremos nuestros esfuerzos y hablaremos con los integrantes de las comisiones correspondientes del Poder Legislativo para que éstos –y sabemos no es nada sencillo– nos asesoren para que podamos lograr la sanción de esta ley que se merecen quienes trabajamos escribiendo libros para acrecentar el acervo cultural de toda nuestra Argentina.

Queremos aquí hacer un reconocimiento a la comisión saliente, de la cual fui Presidenta, por la lucha y el compromiso de cada uno de sus integrantes en lograr esta conquista. A todos las compañeras y compañeros que integraron la gestión que hoy termina reciban nuestro reconocimiento. Como Presidenta de esa gestión mi agradecimiento, y permítanme que vaya en forma especial a la compañera Alejandrina Devescovi.

El libro “Palabra Viva”, que recoge la memoria de nuestros colegas desaparecidos y víctimas del terrorismo de Estado, prácticamente nació con la SEA. Distintos apoyos institucionales nos han permitido desarrollar dos ediciones propias (en 2005 y en 2007) y conceder dos ediciones especiales en español (para distribuirse en Cuba y en Frankfurt).

“Palabra Viva”, gracias a la gestión de la SEA, ya es un libro disponible en buena parte de las escuelas y colegios de la ciudad de Buenos Aires y de todo el país.

La realización de una tercera edición (con dolor lo decimos: corregida y aumentada) coincidirá con la creación de un sitio web específico, abierto a la comunidad (www.palabraviva.org.ar), donde podrá actualizarse y enriquecerse cada día la memoria sobre la vida y las obras de esos compañeros caídos, aportando textos, cartas, imágenes y videos, tal como se hace en museos y memoriales de otros lugares del mundo.

Como en este país no hay una de cal sin una de arena, debemos expresar nuestro rechazo a la designación del diplomático Abel Posse al frente del Ministerio de Educación de la Ciudad, un hombre que –al margen de sus cualidades literarias–, ha defendido de muchas y alambicadas maneras a personeros de la dictadura militar. La educación no puede estar en manos de quien no condena tajantemente a la dictadura militar de 1976-1983. Frente a esos cambios, la posición de la SEA será siempre la misma: defender los derechos humanos y la pedagogía de los derechos humanos, en todos los niveles en que sea posible.

La Comisión que hoy asume se caracteriza porque el cruce generacional, el cruce de estéticas: cada integrante de la Comisión Directiva proviene de ámbitos diferentes, con ideologías distintas, y hemos tratado de unir esas experiencias con la potencia de la juventud.

Esta Comisión tiene el sello de la unidad, pluralidad y compromiso e independencia, tendencia saludable en la vida de las instituciones.

Compañeras y compañeros, la SEA crece y seguirá creciendo y les pedimos a todos su aporte, su trabajo, su idea, su crítica. Nuestras puertas siempre han estado y están abiertas para que juntos podamos lograr la Sociedad de Escritoras y Escritores que queremos.

Para cerrar, y como homenaje, un breve poema de Emily Dickinson:

Coloquio

Había muerto yo por la Belleza;
me cercaban silencio y soledad,
cuando dejaron cerca de mi huesa
a alguno que murió por la Verdad.

En el suave coloquio que entablamos,
vecinos en la lúgubre heredad,
me dijo y comprendí: Somos hermanos
una son la Belleza y la Verdad.

Y así, bajo la noche, tras la piedra,
dialogó nuestra diáfana hermandad
hasta que el rostro nos cubrió la yedra
y los nombres borró la eternidad.

—–

Muchas gracias.

(Transcripción textual de algunos pasajes del discurso leído por Graciela Aráoz el 10 de diciembre de 2009 en la SEA, durante el acto de asunción de la nueva Comisión Directiva)

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: