Similitudes entre Paolo Giordano y Cortázar


A propósito de La soledad de los números primos de Paolo Giordano.

Por Joan Manuel Satta

Desistiendo del objetivo de escribir un prólogo digno de lo que voy a exponer, decidí sencillamente hacerlo, ya a estas alturas habiendo dejado atrás las pretensiones, la indignación, la suntuosidad y la ironía. Hay un fragmento de la novela de Giordano que es, por lo menos a mi entender, sospechosamente similar a un cuento de Julio Cortázar. El fragmento al que me refiero está en el segundo capítulo, en la parte final. Un chico abandona a su hermana retrasada en el banco de una plaza, y se va volviendo atrás la mirada para asegurarse de que ésta no lo siga.  El cuento de Cortázar en el que pasa básicamente lo mismo se titula “Después del almuerzo”, y está en la antología Final de juego, editada en 1956.

Extraje fragmentos de ambos textos, para que cada uno pueda comparar y sacar sus conclusiones.

Paolo:
“-¿De verdad Michaela tiene que ir a la fiesta?
Adele se quedó quieta y clavó los ojos en los de su hijo (…) A Mattia se le encendieron las mejillas, como preparándose para recibir una bofetada que no llegó.
-Pues claro- contestó la madre sanjando la cuestión”

“…esa tarde tenía que llevarlo de paseo. Lo primero que contesté fue que no (…) pero papá dio un paso adelante y se puso a mirarme en esa forma que no puedo resistir, me clava los ojos y (…) tengo que darme vuelta y contestar que sí, que claro, enseguida”.

Paolo:
“Luego, bordeando el parque, nuevamente cambió de idea y se convenció de que nunca lo descubrirían”.

Cortázar:
“…si me hacía el que iba a tirarles algo a las palomas, sería facilísimo dar la vuelta a la Pirámide y perderlo de vista.”.

Paolo:
“Caminando hacia atrás para poder verla y cerciorarse de que no lo seguía, empezó a alejarse. Cuando estuvo a unos quince metros, Michaela dejó de mirarlo y se puso a arrancar un botón de su abrigo de lana”.

Cortázar:
“Desde la otra punta de la plaza apenas se veía el banco, fue cosa de un momento cruzar a la Casa Rosada (…) Ya por costumbre me daba vuelta a cada momento, pero era imposible que me siguiera, lo más que podría estar haciendo sería revolcarse alrededor del banco…”.

Paolo:
“Michaela lo miraba con expresión seria y no contestó, porque nada podía contestar”.

Cortázar:
“…él las palabras no las escuchaba, o se hacía el que no las escuchaba”.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Una respuesta to “Similitudes entre Paolo Giordano y Cortázar”

  1. M. Belén Turrin Says:

    Genial Satta! Excelente hallazgo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: