El león enamorado de la hija del labrador, Esopo


El león enamorado de la hija del labrador, Esopo

Se había enamorado un león de la hija de un labrador y la pidió en matrimonio.

No podía el labrador decidirse a dar su hija a tan feroz animal, ni negársela por el temor que le inspiraba. Entonces ideó lo siguiente: como el león no dejaba de insistirle, le dijo que le parecía digno para ser esposo de su hija pero que, al menos, debería cumplir con la siguiente condición: que se arrancara los dientes y se cortara sus uñas, porque eso era lo que atemorizaba a su hija.

El león aceptó los sacrificios porque en verdad la amaba.

Una vez que el león cumplió lo que el labrador le había pedido, volvió a presentarse -ya sin sus poderes-; el labrador, lleno de desprecio por él, lo despidió sin piedad a golpes.

Moraleja 1: la pasión es un buen instrumento, pero mala consejera.

Moraleja 2: nunca te despojes de tus defensas, pues serás vencido por los que antes te respetaban.

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: