Surubí para todos con Perón


images (1)

por Magalí Donato*

El próximo viernes 9 de agosto el escritor argentino Pedro Mairal presentará su libro El equilibrio que recopila sus artículos periodísticos. En mayo, Mairal presentó El gran surubí, novela gráfica escrita en sonetos.

El viernes 24 de mayo, Pedro Mairal presentó su último libro El gran surubí en Orsai, un bar emblemático de la cultura literaria porteña.

La entrevistadora fue una escritora que curiosamente no conocía al autor en persona, Gabriela Cámara Cabezón. Se pusieron en contacto gracias a un comentario que hizo ella en una página web al respecto de El gran surubí, y así fue como a Pedro Mairal se le ocurrió la idea de que fuera ella (y no algún amigo que intentara a toda costa hacerlo quedar bien) quien lo asistiera en la presentación de su libro.

El evento comenzó aproximadamente a las 22hs., con el bar colmado de gente ansiosa por escuchar lo que venía. El arranque fue de la mano del ilustrador del libro, Jorge Gonzalez, que desde España grabó un video contando un poco sobre la experiencia de dibujar para este libro de sonetos. Contó que se dedicaba a leer en profundidad cada uno y luego creaba sin contención alguna, sólo confiando en su instinto, guiado por lo que le había quedado rondando en la cabeza.

Luego le dejaron paso a la estrella de la noche (descripción con la cual Pedro Mairal estaría en completo desacuerdo). Antes de hacer alguna pregunta, Gabriela Cámara Cabezón le contó al público y al autor que había leído el libro nada más que ¡tres veces! En la primer ocasión fue por curiosidad, pero luego, en las otras dos, quiso confirmar si lo que había pensado aquella primera vez (que estaba leyendo un clásico) se mantenía en el tiempo y superaba dos pruebas más. Por lo visto el libro de sonetos salió airoso. La escritora confesó que lo que captó su atención de esta obra fue el resultado exquisito de la combinación entre lo nuevo y lo viejo: “algo nuevo que suena como antiguo” fue la frase que utilizó para explicarlo.

Después de esta breve justificación, comenzaron las preguntas para el protagonista. Como primer acercamiento, fue consultado acerca del porqué del formato, de los sonetos. La respuesta fue bastante curiosa y a la vez divertida: resulta que cuando Pedro se trababa en la escritura de alguna novela, recurría a sonetos escritos en el margen, para intentar salir del brete. Escribía sobre temas cotidianos, berretas y en un momento adquirieron un tono sexual (estos últimos fueron publicados en la revista Orsai bajo el nombre “Porno Sonetos” entre el año 2000 y 2005). Y como él mismo dijo “me quedó la musiquita”. Los sonetos lo ayudaban a salir de esas trabas, para él era como hablar con un amigo, liberarse, por su forma y su rima.

Habiendo ya dilucidado la razón de tal formato, tan fuera de uso en estos tiempos (por eso la curiosidad), Pedro Mairal contó cómo fue que se le ocurrió esa historia, la de un surubí gigante.  En 2007 hizo un dibujo bastante extraño que terminaría siendo luego la historia fabulosa que es hoy. Este dibujo era un bagre gigante, del tamaño de una ballena (el bagre-ballena), y al lado bocetó unos hombrecitos pequeños, indefensos ante tamañas dimensiones. Lo que también contribuyó a darle forma a la idea que se estaba generando fue la imagen de un grupo de amigos jugando al fútbol cuando unos gendarmes llegan a buscarlos para llevárselos. Y luego fue como si el autor se hubiera propuesto crear “la gran pesadilla argentina”: desabastecimiento de carne, la leva y la empresa y el Estado juntos, persiguiendo al pueblo. Respecto a esta ocurrencia distópica Pedro Mairal afirmó que para él eso es algo que está constantemente flotando en el aire para los argentinos. Cuando la escritora citó una  frase que aparece en la obra de Mairal, “…surubí para todos con Perón…”, el autor se excusó alegando que para él el peronismo es muy teatral, con mucho ícono y mucha representación. Contó que, si bien él era chico cuando ocurrió la dictadura militar, recuerda claramente el miedo que percibía en sus padres.

Llegando ya al final de la charla, el autor expresó que para él su obra es una novela, que la inventó con esa idea en mente, pero que no la pudo escribir en prosa y por eso fue que salió lo que salió. Muchas cosas quedaron fuera del libro, por la medida que debía tener, que se la dio revista, el formato de folletín. Escribió un capítulo por semana. Casciari (editor de la revista que lleva el mismo nombre que el bar, Orsai) le había pedido prosa, y él mandó poemas. Sin embargo, Pedro Mairal asegura que ellos, los editores, vieron la forma mucho mejor que él.

*Magalí Donato, 25 años, estudiante de la carrera Redacción Publicitaria en el Instituto Superior de Publicidad.

Etiquetas: , , , , , , ,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: